Representación en Cáseda

El próximo miércoles 25 de Noviembre, adelantando la festividad del día del maestro, se va a representar en el Colegio Público de Cáseda el cuento “El gorrión”. La interpretación será realizada por Begoña Vicente y estará acompañada por un experto en globoflexia, llamado Félix Yoldi que irá creando algunos de los personajes que aparecen a lo largo de esta historia. Podéis ver alguno de los vídeos que ha ido colgando Félix acerca de su trabajo: vídeo 1, vídeo 2.

Nuevas lecturas de Kamishibai en Biblioteca de Yamaguchi

Estos días se han celebrado unas jornadas sobre Japón en la Biblioteca Pública de Yamaguchi. Dentro de estas jornadas se han interpretado unos cuantos kamishibais. Os dejamos aquí un resumen del programa.

Durante dos días la Biblioteca estará dedicada a enseñar todo el fondo de libros, películas, música, Kamishibais… que tiene de y sobre Japón. Podrás hacer un recorrido cronológico por la literatura japonesa, admirar su cocina, el arte del origami, el horror de la guerra, la tradición de las geishas, de los samurais. Los clubes de lectura que se reúnen habitualmente en la biblioteca dedicarán ese día a comentar un autor japonés (Kawabata, Ogawa y Murakami), y la tertulia de cómics dedicará un monográfico a Taniguchi.

También tendremos una maratón de Kamishibais y entre relato y relato un poco de origami. Asistiremos a una breve ceremonia del té. El taller de Haikus organizado por la Asociación Anaku  nos regalará con un recital de haikús y una exposición de haigas. Y dos usuarias japonesas de la Biblioteca se encargarán de una pequeña degustación de sushi.

Desde aquí queremos invitar a todos los japoneses residentes en Navarra así como a los interesados en la cultura japonesa a que se den una vuelta esos días por la Biblioteca

PROGRAMA

JUEVES 15 de OCTUBRE

 

 17.30 h. Recepción a la comunidad japonesa y visita a la Biblioteca

 18.30 h. Cuentacuentos con Kamishibai. Cuentacuentos: Loli Francés, María Jesús Ollo, Blanca Urdín, y Taller de Origami a cargo de Yuki Furuno

 19.30 h. Club de Lectura. Grupo 1: Lo bello y lo triste, de Yasunari Kawabata. Coordina Ana Muñoz

 19.30 h. Club de Lectura. Grupo 2: La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa. Coordina Sofía Villegas

VIERNES 16 de OCTUBRE

 

 17.15 h. Ceremonia de té, a cargo de Satoko ItoRecital de Haikús y Exposición de Haigas a cargo de la Asociación Anaku.

 18.30 Degustación de Sushi a cargo de Hiroko Nagasawa y Ai Tomomatsu.

 19.30 h Tertulia de cómic: La obra de Jiro Taniguchi. Coordina Jesús García Salguero

 19.30 h. Club de lectura. Grupo 3: Al sur de la frontera, al oeste del sol, de Haruki Murakami. Coordinan Ana Muñoz y Sofía Villegas.

Buen comienzo

Este año me toca de nuevo ser tutor de una clase de tres años, en el CP San Miguel de Noain. Lo cierto es que los primeros días son agotadores, tienes tan sólo unas horas para poder conocer o descubrir cómo son cada una de las personitas que o bien te miran con unos ojos enormes como platos, o bien te ignoran como si esa fuera su clase de siempre o… lloran porque les falta el vínculo afectivo más fuerte que han hecho durante sus escasos (si llegan) tres años de vida.

El segundo día durante el descanso entre los dos grupos y comentando con la otra profesora que iba estar en el aula planteamos interpretar nada más llegar los niños el cuento “Crece, crece, hazte mayor“, de esa forma los que pudieran entrar llorando encontrarían una actividad sencilla en la que participar, en la que empezar a sentirse miembros del grupo y a partir de ahí dejarles más o menos libres el resto de la sesión.

La sesión funcionó. Para abrir el teatrillo me gusta hacer partícipes a los niños diciéndoles que si no soplan el teatrillo no se abre, en un primer soplido abro los laterales un poco y cuando vuelven a repetirlo lo abro del todo. De esta forma la atención ya está centrada.  En la primera lámina aparece un cerdito rodeado de letras o caracteres japoneses. En ese momento una de las niñas que estaba llorando al fondo de la clase empezó a decir entre lloros que ella tenía un cerdito en casa, pero que era de peluche y que no era rosa, que era azul.  Poco a poco y sin dejar de llorar se acercó al grupo y se mantuvo de pié sin dejar de ir comentando todo lo que le unía en ese momento a casa.

El resto, se fue animando durante el cuento, participando y comiendo un pedacito de tarta imaginaria al final de la interpretación. Una experiencia gozosa, vivida y que muchos necesitaban. A partir de ahí el resto de la sesión fue más relajado, dándonos tiempos y espacios para conocernos mejor.

En estos días ya con los dos grupos hemos ido pasando por el resto de las clases de tres años para contarles “nuestro cuento” y aunque ya se lo saben de memoria se alegran como el primer día cuando el cerdito, el huevo o la tarta se hacen mayores. Bueno, creo que de lo que realmente se alegran, es que ellos son los que se hacen mayores.