Una experiencia irrepetible

Kalen Artze Erro, tutora de 1º, 2º y 3º de E.P en el colegio de Abárzuza nos cuenta una de sus experiencias.

El curso, 2011-2012, hemos trabajado, entre otros, un proyecto relacionado con Japón: “Entre azukis y calbotes”. Una de las tareas a realizar por los alumnos/as de mi clase era crear un cuento para contarlo con la técnica de kamishibai.

Tenemos relación con Charo Zabalza que trabaja como profesora en el Aula Alternativa del CP Remontival de Estella. Todos los años compartimos un día los chicos/as de nuestra escuela y su aula. Le pregunté si le parecía adecuado que nosotros hiciéramos un cuento con kamishibai. Le pareció muy bien y nos lanzó la propuesta de hacer un “cuento sensorial” (un cuento en el que participan todos los sentidos). Nos dejó varios creados por ella para que nos fuéramos familiarizándo . Y el resto, fue disfrutar…

Nuestro colegio es una escuela rural pequeñita (32 alumnos/as) y en nuestra clase este año estaban 11 niños/as. Les entusiasmó la idea y han sido ellos/as los que han hecho todo el proceso. Participé este año en el curso de kamishibai y sé que es “un pequeño sacrilegio” cortar la narración para introducir los elementos sensoriales, al igual que el empleo de los hyoshigi a lo largo del cuento, en lugar de solo al principio… En fin. Así lo decidimos. Nos pareció que era una forma de recuperar la atención de los niños/as después de explorar sensorialmente en cada lámina algún material.

Os envío las imágenes, los textos y la posibilidad de ver directamente la sesión en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=KTgO28HuSH0

Fue una experiencia irrepetible y a los niños/as, tanto a los de mi clase como a los “invitados/as” les encantó.

Han aprovechado el kamishibai para atraer mejor la atención de los niños, sobre todo de los visitantes. El adaptar el texto, los dibujos y demás recursos del kamishibai para conseguir un cuento multisensorial ha estado muy bien. Txaro Zabalza, cuando estaba en “Andrés Muñoz” ya nos hizo, al colegio “San Juan de la Cadena”, esa demanda pero no le respondimos tan bien. El usar el hyoshigi para recuperar la atención de los niños después de la exploración sensorial ha sido un acierto y, por lo que se ve en el vídeo, surtió su efecto. Han conseguido un buen cuento sensorial, en el que han usado el recurso del kamishibai.

Una experiencia realmente irrepetible y enriquecedora para las niñas y niños en ella implicados.

¡Enhorabuena por el resultado!

Un comentario a “Una experiencia irrepetible

  1. Pingback: El kamishibai sensorial » Blog del CPEIP de Abárzuza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *